UA-39978497-1
  Cargando ... Espere por favor ...

Nuestra Newsletter


¿Qué es 5G?

Publicado el 6th Jun 2018 @ 8:48 AM

red5g2.jpg

 

5G es la red de comunicaciones inalámbricas de quinta generación, es decir, la próxima fase de la tecnología móvil. Si bien en 2018 no está operativa, se prevé que en la próxima década del 2020-2030 la mayoría de los proveedores de servicios inalámbricos cambien a la tecnología 5G.

Lo que nos venden es que esta transición es para conseguir una mejor cobertura, velocidades de conexión a Internet de 10 a 50 veces más potentes y rápidas que la 4G y la capacidad de admitir un mercado en crecimiento de productos distintos de los teléfonos y tabletas que cuentan con integración inalámbrica. La industria está nerviosa porque se avecina un suculento plato de ganancias por un nuevo cambio en las telecomunicaciones de masas.

La tecnología 5G traerá una oleada masiva de torres de transmisión y miles de millones más de dispositivos inalámbricos (“Internet en todo”), máquinas, automóviles, edificios, electrodomésticos, ropa, cosméticos, juguetes, muebles, etc., estarán integrados con componentes electrónicos, software, sensores, enrutadores, actuadores y conectividad inalámbrica, lo que significa que nos vamos a enfrentar a un gran aumento en la exposición electromagnética. Además, esos «sensores» ocultos que se insertarán en cada objeto estarán monitorizando, rastreando y emitiendo señales.

Lo que hace que 5G sea más intimidante es que para conseguir velocidades de transmisión superrápidas y capacidades de datos infinitas aprovecha un ancho de banda nunca antes utilizado, llamado onda milimétrica (MMW) que es una onda de radio pulsada de frecuencias extremadamente altas, de 30 GHz y 300 GHz (además de utilizar algunas frecuencias medias y bajas). Las frecuencias MMW son las longitudes de onda más rápidas, cortas y de mayor intensidad dentro del espectro de las microondas. No pueden viajar tan lejos o tan efectivamente como las ondas 4G por eso requerirá una red de torres de transmisión inalámbrica mucho más densa, prácticamente una en cada farola y poste de cada calle, carretera y camino de todo el mundo. También se han liberado para esta tecnología la gama de frecuencia de 694-790 MHz, originalmente reservada para la radiodifusión y el rango de 1.400 – 3.500 MHz. Es motivo de preocupación el hecho de que esta tecnología nunca se haya probado como segura y que no haya evaluaciones de salud, seguridad y medioambientales para comprender el impacto en los seres humanos, la vida silvestre y el medio ambiente.

Si bien la industria sostiene que todo esto es seguro, los científicos encontraron vínculos entre la radiación del teléfono móvil y el cáncer. El riesgo aumenta con una mayor exposición a la radiación. Por supuesto, todavía hay mucho por investigar antes de poder afirmar que la radiación electromagnética provoca cáncer.

El 70% de los estudios no industriales han revelado que la radiación inalámbrica puede ser dañina, pero con estudios de la industria, este porcentaje es solo del 32%. Sin embargo, no se puede escapar del hecho de que el gobierno ignora los peligros.

Los científicos han descubierto que la piel, nuestro mayor órgano, responde al 5G, y que nuestros conductos sudoríparos pueden actuar como antenas y recibir señales. Realmente no se ha probado la seguridad y los expertos en el campo esperan una fuerte subida en las tasas de melanoma.

¿Estamos dispuestos a exponer a millones de personas a niveles aún más altos de radiación electromagnética de tecnologías inalámbricas cuando ni siquiera sabemos cuáles son realmente los verdaderos efectos en la salud?

Durante décadas se nos dijo que el humo del cigarrillo, el DDT y otros pesticidas no eran malos, cuando ahora sabemos que están relacionados con el cáncer y otros problemas de salud. Y lo van a hacer de nuevo, en una escala masiva, con tecnología inalámbrica sin estudiar adecuadamente los impactos en la salud humana.

¿Cómo te sentirías si supieras que una tecnología no probada se está implementando sin supervisión del Gobierno, sin transparencia, sin participación pública, sin regulaciones y sin estudios a largo plazo sobre los impactos medioambientales y para la salud?

Nuestra salud está en riesgo mientras nuestros representantes permiten que las corporaciones continúen su despliegue de tecnologías sin garantizar si son seguras. Mientras tanto, la mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que se va a lanzar a nuestra biosfera.

Hay suficiente investigación y pruebas como para que nuestros líderes se lo piensen antes de permitir que una industria que no está controlada ni regulada implemente esta tecnología 5G. Una vez que se ponga en marcha, esta tecnología convertirá a la Tierra en una jaula inalámbrica planetaria. Sus defensores tienen la intención de monitorizar y controlar todo, al tiempo que comprometen nuestra salud y la biosfera que nos rodea.

Tenemos que exigir que se cumpla el límite del principio de precaución cuando se trata de efectos desconocidos de salud. Solicitar una “protección adecuada e igualdad de oportunidades” a las personas electrosensibles o “medidas especiales” que faciliten su acceso a los espacios públicos e incluso al interior de sus propios hogares.