UA-39978497-1
  Cargando ... Espere por favor ...

Nuestra Newsletter


Más evidencias de que la radiación inalámbrica perjudica el aprendizaje

Publicado el 15th Mar 2014 @ 10:09 AM

Se han publicado más investigaciones ratificando el hecho de que los campos electromagnéticos pueden tener un impacto negativo en el cerebro.

radiationfear.jpg

Puesto que realizar estas investigaciones sobre fetos humanos no es ético -como debe ser- estos investigadores utilizaron ratas Wistar. Sus hallazgos, publicados este 6 de marzo de 2014 en la revista Toxicología y Salud Personal, encontraron que las ratas expuestas prenatalmente al tipo de radiación inalámbrica que emiten normalmente los teléfonos móviles, dispositivos WiFi y otros sistemas inalámbricos, mostraron déficits tanto en la capacidad de adquirir nueva habilidades como en la capacidad de recordar lo que se aprendió.

Los investigadores también utilizaron electroencefalogramas para medir la función del cerebro y encontraron diferencias claras entre los grupos expuestos a la radiación y los no expuestos. La única buena noticia es que el examen de los cerebros mismos mostraron que las estructuras de las células eran iguales.

Esto contrasta con otro estudio que mostró que el hipocampo - una región importante para el aprendizaje y la memoria - era más pequeño y tenía un número inferior de células. Aquí está el resumen de ese estudio:

“Los efectos de los campos electromagnéticos (CEM ) emitidos por los teléfonos móviles en los seres humanos tienen un interés especial debido a su uso en las proximidades del cerebro. El estudio investigó el número de células piramidales en el hipocampo (cornu ammonis CA) de ratas hembra de 16 semanas de edad, después de la exposición posnatal a un campo electromagnético de 900 megahercios (MHz ). En este estudio había tres grupos de 6 ratas: Grupo de control (CONT), grupo de engaño -falsa exposición- (SHAM) y grupo expuesto (CEM). Las ratas del grupo CEM fueron expuestas a 900 MHz de campo electromagnético (sólo 1 hora al día durante 28 días).  El grupo CONT no se sometió a ninguna exposición. El grupo SHAM se colocó en la cámara de exposición, pero sin emisores de campos electromagnéticos (1 h / día durante 28 días). En las ratas del grupo CEM, la tasa de absorción específica de energía (SAR) varió entre 0,016 (todo el cuerpo) y 2 W/kg  a nivel local en la cabeza). Todas las ratas se sacrificaron al final del experimento y el número de células piramidales en el hipocampo se estimó utilizando la técnica del fraccionador óptico. Se realizaron evaluaciones histopatológicas y los resultados mostraron que la exposición posnatal a los campos electromagnéticos causó una disminución significativa del número de células piramidales de la CA (P < 0,05). Además, esta pérdida de células se podía ver  incluso en la observación cualitativa. Estos resultados pueden alentar a los investigadores a evaluar los efectos crónicos de la exposición a 900 MHz en los cerebros de los adolescentes.”

 

El tamaño de la muestra en ambos experimentos era pequeña: 8 ratas por grupo en el primer experimento y 6 ratas por grupo en el segundo. Estos experimentos deberían ser replicados usando una población más grande de los animales.

El consejo para llevar a casa: cuando su hijo en edad escolar primaria le pida un teléfono móvil, debería hablar con él acerca de esta investigación.

Fuente: http://www.examiner.com/article/more-evidence-that-wireless-radiation-impairs-learning